Receta de tarta red velvet magnolias de acero

Receta de tarta red velvet magnolias de acero

¿Deseando poder preparar esta tarta en casa y disfrutar de todo su sabor? Pues ponte manos a la obra con esta receta y verás que fácil es preparar una tarta red velvet magnolias de acero.

Ingredientes

Para la masa:
  • 125 gr. de mantequilla
  • 275 gr. de azúcar blanco
  • 2 huevos
  • 280 gr. de harina
  • 15 gr. de cacao en polvo
  • 1 cucharada de levadura
  • 1 cucharada de bicarbonato sódico
  • 1/4 cucharada de sal
  • 240 gr. de buttermilk
  • 2 cucharadas de colorante rojo
  • 1 cucharada de vinagre blanco
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
Para el frosting:
  • 360 ml. de nata para montar
  • 250 gr. de queso crema
  • 250 gr. de queso mascarpone
  • 115 gr. de azúcar glass
  • 1 cucharada de extracto de vainilla

Preparación de tarta Red Velvet Magnolias de acero

  1. Pon el horno en marcha a 170º C para que se vaya calentado, así como también preparas tres moldes diferentes, que sean desmontables y del mismo tamaño, con papel para hornear en la base.
  2. Tamiza la harina en un bol y le haces un agujero en el centro, con un canuto de papel higiénico, y le echas en el centro la levadura, el bicarbonato de sodio, el cacao en polvo y la sal. Remueve bien para mezclarlo todo.
  3. Ahora vas a mezclar la buttermilk, también conocida como suero de leche, con el colorante rojo, el extracto de vainilla y el vinagre, todo muy bien mezclado hasta conseguir una mezcla única.
  4. Derrite un poco la mantequilla, para que esté manejable, y la bates con el azúcar blanco, hasta conseguir una mezcla esponjosa. Uno a uno vas añadiendo los huevos, pero no seguidos, primero bate uno y luego le añades el siguiente y vuelta a batir antes de echar el siguiente.
  5. A esta mezcla le añades la mezcla de la buttermilk y luego vas a agregando la harina poco a poco, sin dejar de batir. Reparte esta mezcla en los tres moldes y alisa la parte superior de cada uno.
  6. Mete al horno por 25 minutos para que la masa suba. Recuerda que antes de sacarlo debes comprobar que está bien hecho por dentro, pinchando con un palillo o un cuchillo.
  7. Una vez listos, los dejas enfríar unos minutos y luego los pones en papel film, totalmente envueltos, para que reposen en la nevera toda la noche.
  8. Ahora es el turno de hacer el frosting, para lo cual vas a montar la nata y la mezcla con los quesos batidos, removiendo suavemente.
  9. Una vez hecho esto, la dejas reposar en la nevera un par de horas.
  10. Ahora vas a poner un bizcocho en una base y lo recubres con este preparado, para luego poner otro bizcocho encima y de nuevo lo mismo. Por último, lo recubres todo con el frosting para montar la tarta y a la nevera a que repose hasta servirla.

¿Te ha gustado esta receta?