Receta de muffins de chocolate

Receta de muffins de chocolate

Los muffins de chocolate, conocidos también como magdalenas de chocolate o cupcakes de chocolate, son un postre delicioso que gustará tanto a niños como a adults y, además, es muy sencillo de preparar.

Este dulce es perfecto para la hora del café o de la merienda y, si quieres, lo puedes combinar con cookies de chocolate blanco, con las tradicionales y auténticas cookies americanas o con otras con frutos secos, como las galletas con chocolate y nueces.

Dicho esto, ¿te atreves a preparar estos muffins de chocolate? ¡Pues hazlos con Unareceta.com y olvídate de los dulces industriales! ¡Estamos seguros de que te van a encantar!

 

Ingredientes

  • 250 gr. de harina
  • 150 ml. de leche
  • 125 gr. de mantequilla
  • 1 huevo
  • 125 gr. de azúcar
  • 100 gramos de chocolate negro
  • 1 cuchara de levadura
  • 1 cuchara de sal
  • 1 cuchara de esencia de vainilla
  • 1 cuchara de canela 
  • 2 cucharadas de cacao en polvo
  • 20 moldes de muffins

Preparación de muffins de chocolate

  1. Empieza poniendo el horno a precalentar a 180ºC y aprovecha este tiempo para preparar la masa de las magdalenas de chocolate.
  2. Lo primero es tamizar la harina, el cacao, la levadura y la sal. En otro recipiente pon la mantequilla, la esencia de vainilla, el azúcar y la canela y mezcla el contenido del segundo bol con la batidora.
  3. Añade a este segundo recipiente el huevo y la leche y vuelve a remover. En cuanto esté todo integrado, pon el contenido del primer bol con todos los ingredientes y mezcla de nuevo. El objetivo es que la masa esté totalmente integrada.
  4. Pon ahora los 100 gramos de chocolate y mueve con ayuda de una espátula. Si quieres, puedes reservar unos 20 gramos para ponerlos por encima de los muffins justo antes de hornear.
  5. En cuanto la mezcla esté hecha, viértela en los moldes de magdalenas y ponles por encima el chocolate si lo has reservado. Colócalos ahora sobre la bandeja del horno y luego métela en el interior. Espera 20 minutos y, en cuanto se enfríen, ¡puedes servirlos!

¿Te ha gustado esta receta?