Receta de croquetas de pollo y huevo

Receta de croquetas de pollo y huevo

Estas croquetas de pollo y huevo pueden ser un poco más pesadas de lo normal, por ello se suelen servir como acompañantes a cremas de verduras y otros platos ligeros.

Ingredientes

  • 300 gr. de pollo.
  • Nuez moscada.
  • 4 huevos.
  • 200 gr. de harina.
  • Pan rallado.
  • 1 litro de leche.
  • 50 gr. de mantequilla.
  • Pimienta.
  • Sal.
  • Aceite de oliva.
  • 2 huevos duros.
  • 2 huevos.

Receta de croquetas de pollo y huevo.

  1. Si no tenéis huevos duros, tan solo tenéis que cocer dos huevos en una cacerola con un poco de agua por más o menos 8 minutos a potencia fuerte. Una vez listos, les quitáis la cáscara y vais troceando en cachitos muy pequeños. Aunque también podéis triturarlos en la trituradora y será más rápido. Ahora procedemos a cortar el pollo en trocitos muy pequeños, o podemos pedir al carnicero que ya nos lo dé bien troceadito, a nuestra elección.
  2. Ponemos a calentar un poco de aceite en una sartén y lo echamos todo dentro. Comenzamos a removerlo bien para que se doren. Esto le llevará unos minutos.
  3. Ya estando dorados, echamos la leche muy poco a poco mientras seguimos removiendo. Al empezar a hervir esta, añadimos la mantequilla y moverlo todo para que se derrita más fácilmente. Ahora vamos a ir espolvoreando la harina mientras seguimos moviendo (podéis usar unas varillas eléctricas para que resulte más cómodo y fácil). Veremos cómo se nos va formando una masa que será la bechamel del interior de la croqueta. Añadir un poco de nuez moscada, sal y pimienta para que esta coja bastante sabor.
  4. Batimos bien los dos huevos sobrantes, hasta conseguir que no haya ni un solo grumo asomándose. En otro plato pondremos bastante pan rallado porque vamos a empezar a preparar las croquetas.
  5. Ponemos una sartén con bastante aceite a potencia media para que se vaya calentando y procedemos a hacer las croquetas.
  6. Primero cogemos trozos de la masa y le damos la forma que más nos guste para nuestra croqueta. La bañamos bien en el huevo, intentando que no gotee, y la pasamos al pan rallado donde la vamos a rebosar. Ahora solo hay que colocar en la sartén y freír.
  7. Intentad no echar muchas croquetas al mismo tiempo para que así se hagan mejor. Les damos varias vueltas, hasta que estén bien hechas por ambos lados. Una vez conseguido dorarlas bien, o hacerlas al punto que más nos guste, las vamos a ir colocando en una bandeja con un papel absorbente. De este modo conseguiremos que suelten toda la cantidad excesiva de aceite que han absorbido.

¿Te ha gustado esta receta?