Receta de costillas al horno con cerveza

Receta de costillas al horno con cerveza

Las costillas al horno con cerveza son una alternativa diferente y deliciosa para disfrutar de un buen costillar asado, y es que esta bebida combina muy bien con la carne de cerdo, aportando un sabor suave que resulta delicioso.

¿Te animas a prepararlas? Pues entonces no te pierdas esta deliciosa receta para elaborar un plato simple pero lleno de sabor. ¡Estas costillas al horno con cerveza están para chuparse los dedos!

Ingredientes

  • 1 kg. de costillas de cerdo
  • 5 dientes de ajo
  • Perejil fresco
  • Una cucharadita de tomillo
  • Una cucharadita de orégano
  • 1 lata de cerveza rubia
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

Preparación de las costillas al horno con cerveza

  1. Comienza lavando bien las costillas y eliminando el exceso de grasa sin retirarla del todo, esto lo puedes hacer tú mismo o pedirle al carnicero que lo haga al momento de comprar la carne. En el caso de que el costillar sea muy grande, córtalo por la mitad para que te quepa en la bandeja del horno.
  2. Pela los dientes de ajo, pícalos en dos y machácalos en el mortero para que suelten su jugo, luego agrega aceite de oliva y mezcla bien. Añade perejil fresco bien cortado, una cucharadita de tomillo, una cucharadita de orégano y sal y pimienta al gusto y remueve bien para crear un condimento delicioso.
  3. Vierte muy bien esta mezcla en las costillas, repartiéndola por ambos lados con la ayuda de un pincel de cocina o una espátula. Cubre las costillas con papel aluminio o transparente y mete en la nevera a macerar durante 2 horas para que los sabores penetren en la carne.
  4. Transcurrido el tiempo de macerado, saca las costillas de la nevera para que no estén tan frías y enciende el horno a 200 ºC para precalentarlo durante 10 minutos.
  5. Con las costillas ya aliñadas llega el momento de cocinarlas, para ello introdúcelas en el horno por una hora. Cuando haya pasado la primera media hora, saca el costillar del horno, voltéalo y vierte por encima la lata de cerveza. Mete nuevamente al horno durante 30 minutos más.
  6. Pasada la hora, sube la temperatura del horno a 240 ºC y deja que tus costillas terminen de dorarse durante 10 minutos. Debido al contenido de azúcar natural de la cerveza, el resultado final será un costillar crujiente por fuera pero tierno y delicioso por dentro.
  7. Saca tus costillas al horno con cerveza y deja reposar 5 minutos antes de servir. Puedes acompañarlas de un delicioso puré, unas ricas patatas fritas o de tu ensalada favorita ¡verás lo sabrosas que están!

¿Te ha gustado esta receta?