Receta de macarrones gratinados

Receta de macarrones gratinados

¡Qué ricos están los macarrones gratinados! Este plato triunfa entre grandes y chicos, pues se trata de una alternativa sencilla pero llena de sabor, ideal para las comidas familiares.

Y si buscas un menú un poco más especial, puedes servir como entrante una sabrosa ensalada César con pollo y como postre un exquisito tiramisú de limón para bajar la comida. Estas recetas de inspiración italiana te harán triunfar en la cocina.

No esperes más, anímate a preparar estos sabrosos macarrones y haz que todos en casa celebren tu idea. ¡Verás qué buenos te quedan!

Ingredientes

  • 400 gr. de macarrones
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Media zanahoria
  • 500 ml de tomate natural triturado
  • Media taza de leche o 250ml de salsa bechamel
  • 200 gr. de queso parmesano
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

Receta de macarrones gratinados

  1. Comienza preparando la pasta, para ello llena una olla con abundante agua, añade sal al gusto y un chorro de aceite de oliva y pon a hervir a fuego alto. Cuando hierva, incorpora la pasta y cocina hasta que esté al dente removiendo con frecuencia para que no se pegue. Una vez lista cuela y reserva.
  2. Mientras el agua hierve y la pasta se hace, prepara la salsa de tus macarrones gratinados. Pela y pica la cebolla en trozos pequeños, pela la zanahoria y córtala en cubos y corta también el ajo en pequeños trocitos. Reserva.
  3. Añade aceite a una sartén y lleva a fuego bajo, cuando esté caliente añade la cebolla y deja cocinar por 3 minutos. Luego incorpora el ajo y la zanahoria, salpimienta y cocina hasta que la cebolla esté transparente.
  4. Cuando la cebolla esté en el punto deseado, agrega el tomate natural triturado, retoca de sal y pimienta y deja que tu salsa se cocine a fuego bajo durante 20 minutos. Remueve de vez en cuando durante la cocción y prueba para ver si es necesario retocar de sal o pimienta.
  5. Enciende el horno a 200 ºC para que se vaya precalentando. Una vez que la pasta y la salsa de tomate estén listas, deberás mezclar ambos ingredientes. Para evitar que la pasta quede seca te sugerimos añadir a esta mezcla media taza de leche, removiendo todo bien para luego colocarla en una bandeja apta para el horno.
  6. Si buscas un resultado más cremoso, entonces tras colocar los macarrones en la bandeja, añade una capa de bechamel por encima. Puedes saltarte este paso si lo prefieres y servir esta pasta solo con la salsa de tomate. En cualquiera de los dos casos, remata con una generosa capa de queso parmesano por encima.
  7. Mete en el horno y deja gratinar durante 10 minutos o hasta que el queso esté derretido y dorado. Saca tus macarrones gratinados del horno, deja reposar 5 minutos y luego sirve ¡verás como todos se chupan los dedos!

¿Te ha gustado esta receta?