Receta de tarta de queso con mermelada de frambuesa

Receta de tarta de queso con mermelada de frambuesa

La cheesecake es un pastel que se puede combinar con una gran cantidad de frutas. Por ejemplo, puedes prepararla con kiwi, con arándanos o incluso hacer una tarta de queso con mermelada de frambuesa. En este último caso, gracias a la fruta elegida, conseguimos un sabor agridulce muy atractivo que suele gustar a todo el mundo.

Esta tarta, junto con la carrot cake o la red velvet, es una de las más fáciles de encontrar en cualquier cafetería gracias a su gran popularidad. Así que, si quieres saber cómo se prepara para poder disfrutar de un sabor más auténtico, toma nota porque en Unareceta.com vamos a decirte los mejores trucos para preparar la mejor tarta de queso con mermelada de frambuesa que te puedas imaginar. ¡Vamos allá!

Ingredientes:

  • 20 galletas María
  • 80 gr. de mantequilla
  • 1/2 limón
  • 700 ml. de nata
  • 700 gr. de queso para untar
  • 80 gr. de azúcar
  • 10 gr. de gelatina
  • Mermelada de frambuesas
  • 80 gr. de fresas naturales

Preparación de la tarta de queso con mermelada de frambuesa

  1. Para empezar esta tarta, lo primero que vamos a hacer es preparar la base. Para ello, coloca las galletas dentro de una bolsa de plástico hermética y aplasta las galletas con un rodillo. En cuanto estén, deshaz la mantequilla durante unos 30 segundos en el microondas y mézclala con las galletas.
  2. Si ya tienes la mezcla, espárcela en el molde que vas a utilizar para tu tarta y, a continuación, cúbrelo con un film transparente. Mete el molde en la nevera. Vamos a preparar el resto de la tarta.
  3. Pon una olla al fuego a potencia media y mete dentro la nata, el queso para untar, el azúcar y el medio limón exprimido. Muévelo todo para que se mezcle bien, Pon la gelatina en agua para que, mientras tanto, se vaya ablandando.
  4. En cuanto la nata comience a hervir, después de unos cinco minutos, apaga el fuego y añade a la olla la gelatina. Mézclalo todo bien y en cuanto veas que la gelatina se ha deshecho, saca de nuevo el molde de la nevera y vuelca sobre la base de galletas la mezcla que acabas de preparar.
  5. Vuelve a tapar la cheesecake y métela en la nevera, como mínimo, otras tres horas. En cuanto haya transcurrido este tiempo, deshaz la mermelada al baño María y ponla sobre la tarta de queso. Lava y corta las frambuesas y ponlas encima de la mermelada.
  6. ¡Tu tarta de queso de mermelada de frambuesa ya está lista! Déjala en la nevera y sácala solo cada vez que vayas a comer un pedazo. Cuanto más fría esté, mejor. ¡Esperamos que te guste!

¿Te ha gustado esta receta?