Receta de judías verdes con tomate

Receta de judías verdes con tomate

Las judías verdes con tomate son un plato sabroso y delicioso que, además, podrás preparar muy fácilmente. Esta legumbre es la guarnición perfecta para un pollo al horno con almendras o un jugoso entrecot a la plancha, así como para preparaciones más ligeras como el pavo o la pechuga de pollo a la plancha.

Pero no te dejes engañar por su simplicidad, y es que su rico sabor te sorprenderá. La clave de este plato es preparar un sofrito intenso que combina a la perfección con esta legumbre, dándole un toque muy especial.

¿Qué esperas para probarlas? Sigue los pasos que te damos en Unareceta.com y disfrútalas.

Ingredientes

Preparación de las judías verdes con tomate

  1. Llena una olla con agua, añade sal al gusto y lleva a fuego alto hasta que hierva. Mientras, lava bien las judías y corta sus puntas, pícalas por la mitad y reserva en un recipiente.
  2. Cuando el agua comience a hervir añade las judías y deja cocinar durante 10 minutos aproximadamente, cuélalas una vez que estén listas. No te preocupes si están un poco duras, pues más adelante las saltearás con el resto de ingredientes.
  3. En cuanto hierven las judías, prepara el sofrito. Pela la cebolla y córtala en julianas, pela también los ajos y lamínalos.
  4. Añade un chorrito de aceite de oliva a una sartén espaciosa, lleva a fuego bajo y cuando esté caliente añade los ajos y la cebolla. Deja cocinar durante 5 minutos lentamente para que ambos ingredientes se pochen sin quemarse.
  5. Mientras, lava los tomates, pícalos por la mitad y rállalos para obtener toda su pulpa y jugo. Transcurridos los 5 minutos, añade a la sartén junto con la cebolla y el ajo, salpimienta al gusto y remueve.
  6. Deja cocinar todo junto por 10 minutos, después incorpora las judías cocidas bien escurridas y saltea durante 5 minutos más para que tomen todo el sabor de este delicioso sofrito.
  7. Tus judías verdes con tomate ya están listas. Si quieres darles un toque especial puedes acompañarlas de un huevo escalfado o un poco de jamón ibérico crujiente, ¡todo un manjar!

¿Te ha gustado esta receta?