Receta de albóndigas en salsa de zanahoria

Receta de albóndigas en salsa de zanahoria

Las albóndigas en salsa de zanahoria son un plato ideal que combina de forma genial, pero además cuentan con una elaboración muy sencilla que podrás realizar en simples pasos.

Ingredientes

Para la salsa de zanahoria:
  • 2 dientes de ajo
  • 200 gr. de zanahoria
  • 200 gr. de cebolla
  • 65 ml. de aceite de oliva
  • 250 ml. de vino blanco
  • 500 ml. de caldo de carne
  • 1/2 litro de agua
  • 2 cucharadas de sal
Para las albóndigas:
  • 600 gr. de carne picada
  • 2 hojas de laurel
  • 1 huevo
  • 80 gr. de migas de pan
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de perejil
  • Aceite de oliva
  • Harina

Preparación de las albóndigas en salsa de zanahoria

  1. Primero pela los dientes de ajo y los cortas, machacándolos en el mortero con un poco de aceite de oliva, el laurel y el perejil. Machaca bien para hacer una pequeña salsita que le echas a la carne e integras bien utilizando tus manos.
  2. El pan ponlo a remojo en agua, o si quieres en aceite de oliva, y cuando esté blando lo mezclas con la carne picada muy bien, hasta integrarlo del todo.
  3. Bate el huevo, con un poquito de sal y llena un plato con harina.
  4. Ve cogiendo porciones de la masa de carne y vas dándoles formas de bolas, que primero pasas por el huevo, bañándolas bien, y luego por el plato de harina, con lo que conservarán su cuerpo.
  5. Llena una sartén con bastante aceite y ve sofriéndo las albóndigas, hasta que tengan un poco de color por fuera, entonces las pones en un plato con papel absorbente y las dejas reposar para que suelten todo el aceite.
  6. Ahora vamos a preparar la salsa de zanahoria, para lo cuál vas a trocear las zanahorias en rodajas que pones a cocerse en una cacerola con el agua, para que se vayan ablandando.
  7. Mientras, en una sartén vas a echar la cebolla con el ajo, que estén bien picados, y sofríes hasta que ganen color.
  8. Cuando la zanahoria esté blanda, la pasas al vaso de la batidora, con un poco del agua, y la trituras hasta hacer una pasta que echas a la cacerola, junto con el caldo de carne y vas removiendo. Sube la potencia del fuego y deja que se consuma.
  9. Al estar ya casi consumido, echa el vino blanco y sigue el mismo procedimiento que con el caldo de carne, tiene que consumirse, solo que esta vez vas a echar las albóndigas para que se terminen de hacer con la salsa.
  10. Termina de cocinar y luego deja reposar unos minutos antes de comer.

¿Te ha gustado esta receta?