Receta de sardinas fritas

Receta de sardinas fritas

Las sardinas fritas, además de ser un plato muy saludable cargado de nutrientes beneficiosos para nuestra salud, se preparan muy fácilmente y son de lo más sabrosas.

Es pescado azul se consume sobre todo en primavera y verano, cuando las temperaturas suben y apetece tomar algo ligero. Si quieres completar este plato y preparar un menú sano y lleno de sabor, combina tus sardinas fritas con una rica ensalada de patata  o unas tapas con espinacas.

En Unareceta.com te explicamos  cómo freír unas sardinas y que te queden riquísimas. ¿Te animas?

Ingredientes

  • 1 kg. de sardinas
  • Aceite para freír
  • 150 grs. de harina especial para freír
  • Sal
  • 1 limón (opcional)

Preparación de las sardinas fritas

  1. En primer lugar vamos a limpiar bien las sardinas si las hemos comprado ya limpias. Hay quien les arranca la cabeza, aunque no es necesario hacerlo, ya que si les dejamos la cabeza también podemos limpiarlas y la presentación es mejor.
  2. Por ello, nosotros vamos simplemente a hacer un corte en la cabeza, para retirarles las agallas y continuar limpiándolas. A continuación introducimos los dedos y tiramos de las vísceras, hasta sacarlas por completo. Finalmente les podemos quitar las escamas, raspando con un cuchillo.
  3. Lavamos bien las sardinas bajo el agua del grifo, hasta que el agua salga completamente limpia. Las ponemos en una escurridera o colador con sal, para que se sequen mientras preparamos el resto de ingredientes.
  4. En un plato hondo vamos a poner la harina para freír. Siempre que sea posible comprar harina especial para freír pescado, mucho mejor. No siempre es fácil de encontrar, pero si podemos hacerlo, este es el tipo de harina ideal para hacer estas sardinas fritas.
  5. En una sartén vamos a poner abundante aceite para freír, a fuego fuerte. Cuando esté caliente el aceite, enharinamos la primera tanda de sardinas, y las ponemos con cuidado en la sartén. Si vemos que se hacen muy rápido, podemos bajar un poco el fuego para que no se quemen.
  6. Y repetimos la operación hasta freír todas las sardinas. A medida que las vayamos retirando de la sartén, las iremos pasando a una fuente forrada con papel absorbente de cocina, para que no estén excesivamente grasientas.
  7. A la hora de servirlas, para darle una mejor presentación podemos cortar un limón en rodajas y colocarlo alrededor de la fuente.
  8. ¡Y listo! Ya puedes saborear estas jugosas sardinas fritas. ¡Buen provecho!

¿Te ha gustado esta receta?