Receta de alcachofas rebozadas crujientes

Receta de alcachofas rebozadas crujientes

¿Tienes invitados en casa? ¿Planeas hacer una fiesta? ¡Genial! Estas alcachofas rebozadas crujientes son perfectas para servir como aperitivo en cualquier reunión y conquistar el paladar de todos los invitados. También son una excelente opción de entrante y guarnición, pues son tan crujientes que no querrás parar de comerlas. ¡Te encantarán! ¡Solo tienes que seguir estos sencillos pasos que te damos en Unareceta.com!

Si te animas a preparar esta receta te sugerimos que hagas también una exquisita salsa tártara con yogur que vendrá genial para untar tus alcachofas crujientes y llenarlas de sabor. ¡Qué combinación tan perfecta! No esperes más, corre a reunir todos los ingredientes y vamos a preparar ahora mismo unas deliciosas alcachofas rebozadas crujientes, ¡comenzamos!

Ingredientes

Preparación de las alcachofas rebozadas crujientes

  1. Para preparar estas alcachofas rebozadas crujientes debes empezar limpiando las alcachofas con agua y el zumo de uno de los dos limones, luego usaremos el otro. Es preciso que elimines las hojas duras de afuera hacia dentro hasta llegar al centro.
  2. Cuando llegues al centro de la alcachofa, retira las pelusas que pueda tener en su exterior y córtalo en pedazos. Esta parte de la hortaliza será la que utilicemos para preparar las ricas alcachofas rebozadas crujientes.
  3. Coloca los trozos de alcachofas en un recipiente con agua y el zumo del otro limón y déjalas allí hasta que termines de limpiarlas todas. Así evitarás que se oxiden.
  4. Cuando tengas todas las alcachofas listas, incorpora en una olla el agua con limón en la que están las alcachofas. Cuando rompa a hervir, añade estas verduras y déjalas veinte minutos a fuego medio.
  5. Cuando estén blandas las alcachofas, retíralas del fuego y escúrrelas en un colador. Estando aún húmedas, pásalas por harina hasta que queden bien impregnadas.
  6. Echa un poco de aceite en una sartén y, en cuanto este caliente, fríe las alcachofas hasta que estén bien doradas por todos sus lados. Esto solo les llevará cinco minutos.
  7. A continuación, retira las alcachofas de la sartén y déjalas reposar en un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite que hayan podido retener.
  8. Por último, espolvorea una pizca de sal sobre las alcachofas rebozadas crujientes y sirve aún calientes. ¡Verás que están buenísimas!

¿Te ha gustado esta receta?