Receta de torrijas al vino

Receta de torrijas al vino

Al igual que las torrijas caseras o los pestiños con miel, las torrijas al vino son un clásico de Semana Santa. Si te decides a elaborarlas, recuerda comprar el pan un par de días antes y dejarlo secar cubierto con un paño hasta que vayamos a cocinarlas.

Unareceta.com te enseña a preparar unas auténticas torrijas al vino paso a paso para que degustes las mejores de esta Semana Santa. ¡Allá vamos!

 

Ingredientes

Para las torrijas:
  • 1 barra de pan
  • 3 huevos
  • ½ cucharada sopera de azúcar
  • ¼ de cucharada de sal
  • 1 cuenco con azúcar
  • 1 cuenco con canela
  • 1 rama de canela
  • Aceite de girasol
  • 1 cuenco de piel de limón rallada
Para el almíbar de vino:
  • 750 ml. de vino tinto
  • 400 ml. de agua
  • 300 gr. de azúcar
  • 1 rama de canela
  • 1 piel de naranja
  • 200 gr. de azúcar blanco

Preparación de las torrijas al vino

  1. Cómo te indicábamos al principio, lo ideal es que compres el pan dos días antes y lo cubras con un paño hasta que vayamos a ponernos con las torrijas al vino.
  2. La noche anterior prepararemos también el almíbar de vino para que haya reposado correctamente. Pon en un cazo los 750 ml de vino tinto y el agua y ponlo a fuego medio hasta que hierva. A continuación incorpora el azúcar, la rama de canela y la piel de naranja.
  3. Mantén la potencia del fuego a medio-alto durante unos 5 minutos y deja que hierva de nuevo un par o tres de minutos. Después apaga el fuego y tapa para que se haga la infusión.
  4. La dejaremos reposar durante la noche y al día siguiente la colamos y reservamos.
  5. Para preparar las torrijas bate los huevos en un bol con media cucharada sopera de azúcar y una pizca de sal. Corta el pan a rebanadas de unos dos dedos de grosor.
  6. A continuación tenemos que remojar cada rebanada de pan primero por el almíbar y después por el huevo que hemos batido con el azúcar y la sal.
  7. Pon una sartén al fuego con un buen chorro de aceite de girasol. Cuando esté caliente, añadimos una rama de canela en el aceite y la piel rallada de un limón. Removemos y bajamos el fuego a la mitad.
  8. Fríe las rebanadas de tres en tres o como mucho de cuatro en cuatro y cuando estén doradas por ambos lados ponlas en un plato con papel absorbente para que expulsen el exceso de aceite.
  9. Vuelve a poner el almíbar de vino que te haya sobrado en un cazo y cuando empiece a hervir añade los 200 gr. de azúcar blanco. Remueve y mantén el fuego a media potencia durante un cuarto de hora hasta que se vaya formando un almíbar más espeso. Después déjalo reposar 10 minutos.
  10. Vierte el almíbar de vino sobre las torrijas y luego espolvorea con una mezcla de azúcar y canela para tenerlas ya listas. Es mucho mejor dejarlas templar un poco antes de comerlas, así cogerán el sabor del almíbar y estarán riquísimas. ¡Qué aproveche!

¿Te ha gustado esta receta?