Receta de cake pops red velvet

Receta de cake pops red velvet

Si quieres darle un toque elegante a la mesa a la hora del postre, no dudes en preparar unos deliciosos cake pops red velvet. Si tienes una celebración en casa, estos cake pops son una opción ideal que llamará la atención de todos. ¡Y además están deliciosos!

Si te gusta esta receta, en Unareceta.com puedes encontrar muchas otras formas de preparar los cake pops pero, si por el contrario prefieres cocinar otros postres, puedes optar por unas natillas caseras con leche de almendras, unas galletas de avena y plátano o un brownie de chocolate.

¿Listo para empezar a preparar estos riquísimos cake pops red velvet? ¡Pues vamos allá!

Ingredientes

  • 300 grs. de bizcocho red velvet
  • 100 grs. de azúcar glass
  • 150 gramos de mantequilla
  • 25 mls. de leche
  • 1 tableta de chocolate blanco
  • Adornos de colores, al gusto

Preparación de los cake pops red velvet

  1. Para empezar a preparar estos cake pops red velvet, vamos a colocar en un bol la mantequilla, la leche y el azúcar glass. A continuación, remuévelo todo con una varilla hasta que consigas una masa con textura cremosa. Rompe el bizcocho red velvet en migas muy pequeñitas y añádelo. Vuelve a remover.
  2. Coge la masa con las manos y ve haciendo bolitas del tamaño de una pelota de pin pon. Intenta que te queden todas más o menos del mismo tamaño.
  3. Cuando las tengas listas, ponlas en un plato y deja que se enfríen durante una hora en el frigorífico.
  4. Cuando haya pasado este tiempo, coloca un poco de chocolate blanco en una olla pequeña y fúndelo. Pon cada uno de los cake pops en un palo de madera apto para cocina y, cuando el chocolate esté líquido, ve mojando cada uno de los cake pops en él.
  5. Vuelve a poner los cake pops en la nevera a enfriar, esta vez, durante quince minutos.
  6. Sácalos de la nevera y vuelve a bañarnos en el chocolate blanco y, a continuación, echa por encima los adornos de colores que hayamos escogido. Vuelve a meterlos en la nevera y déjalos al menos durante un par de horas.
  7. Si ya ha pasado este tiempo, ¡te los puedes comer! ¡Te chuparás los dedos!

¿Te ha gustado esta receta?