Receta de ajoblanco extremeño

Receta de ajoblanco extremeño

¿Has probado alguna vez el ajoblanco extremeño? Si te gusta esta exquisita sopa fría, en Unareceta.com te proponemos prepararla hoy al estilo tradicional de Extremadura.

El ajoblanco es un plato que se sirve muy frío, y por ello se suele tomar especialmente en verano. Pero lo cierto es que esta tradicional sopa cuenta con tanta popularidad que son muchos los que la preparan en cualquier época del año y de formas muy diferentes, como por ejemplo, hay quienes hacen ajoblanco de coco o el típico ajoblanco malagueño.

Ahora que llega el buen tiempo, ¿estás listo para preparar un delicioso ajoblanco extremeño? ¡Vamos a ello!

Ingredientes

  • 1 trozo de pan, mejor del día anterior
  • 2 dientes de ajo
  • 3 tomates maduros
  • 1 pepino
  • 250 ml. de leche
  • 2 chorrito de aceite
  • Sal al gusto
  • Agua

Preparación del ajoblanco extremeño

  1. Vamos a empezar por los ajos. Pélalos y machácalos bien con una pizca de sal. Cuando los ajos estén bien triturados, coge el trozo de pan y quítale la miga de dentro.
  2. Remoja bien la miga en los 250 ml. de leche y luego mézclala con los ajos. Remuévelo todo.
  3. A continuación, tienes que añadir el aceite, muy poquito a poco. Se trata de conseguir una mezcla similar a la mayonesa que en Extremadura se conoce con el nombre de “masilla”.
  4. Lo importante es que esta salsa no se corte. Para ello, procura moverlo todo en círculos mientras incorporas el el aceite muy poco a poco.
  5. Una vez que tengas esto preparado, vamos a por las verduras. Primero coge los tomates y córtalos a tacos. Machácalos hasta que suelten todo el caldo que tienen y ponlos en el bol con la salsa.
  6. Ahora coge el pepino, córtalo a rodajas muy finitas y añade un chorrito pequeño de vinagre. Mézclalo con todo lo anterior.
  7. Lo siguiente que vamos a hacer es agregar el agua poco a poco. La cantidad de agua va a depender de la cantidad de salsa que tengas. Mézclalo todo bien y añade un poco más de sal y vinagre si hace falta. Luego métela en el frigorífico para que se enfríe bien.
  8. Ahora que ya tienes el ajoblanco, puedes variar ligeramente su receta y acompañarlo de otros ingredientes, por ejemplo, uvas o trocitos de manzana.
  9. ¡Y eso es todo! Ya está listo para tomar nuestro exquisito ajoblanco extremeño. Recuerda que se trata de un plato que se toma cuanto más frío, mejor. Lo típico es servirlo en cuencos de barro. ¡Esperamos que te guste! ¡Que aproveche!

¿Te ha gustado esta receta?