Receta de ajoblanco con almendras

Receta de ajoblanco con almendras

¿Has probado el ajoblanco con almendras? Este sopa fría es uno de esos platos de toda la vida que hará las delicias de los amantes de la cocina tradicional.

El ajoblanco es una receta muy típica sobre todo de Andalucía y Extremadura donde se consume frecuentemente en verano ya que es muy fácil de preparar y está lleno de sabor.

Es un plato ideal para poner como entrante a la hora del almuerzo acompañado de cualquier carne o pescado que te guste como por ejemplo una carne guisada con tomate o un exquisito salmón al horno con verduras. ¡Puedes combinarlo con cualquier plato!

No lo dudes más, y anímate a aprender a preparar un rico ajoblanco con almendras, con la receta de Unareceta.com. ¿Lo tienes todo listo? Pues toma nota, ¡y comencemos!

Ingredientes

  • 220 grs. de almendras crudas
  • 100 gr. de pan duro
  • 4 dientes de ajo
  • 200 ml. de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 600 ml. de agua fría
  • Sal

Preparación del ajoblanco con almendras

  1. En primer lugar vamos a poner las almendras en un recipiente con agua para que se hidraten. Las dejamos unos minutos en remojo y después las escurrimos bien.
  2. Remojamos también el pan en agua empapándolo bien para que se ablande. Una vez esté blando lo apretamos un poco para que suelte el exceso de agua y lo apartamos.
  3. En el vaso de la batidora colocamos los ajos y las almendras y los batimos con una pizca de sal. Añadimos el pan remojado junto con el aceite y el vinagre. Continuamos batiendo, hasta que se mezcle todo bien.
  4. A continuación incorporamos con suavidad el agua y seguimos batiendo hasta conseguir una mezcla homogénea. Es muy importante echar el agua poco a poco de forma que si viéramos que ya es suficiente, podamos cortar a tiempo y no estropear el ajoblanco.
  5. En este momento podemos añadir un poco de sal si fuera necesario. Pasamos por un chino o un colador para retirar los grumos que se hayan podido formar. Metemos al frigorífico, y esperamos a que se enfríe bastante.
  6. Cuando esté muy frío, ya podremos degustar nuestro exquisito ajoblanco con almendras. Si quieres darle un toque tradicional, sírvelos en unos cuenquitos o platos hondos de barro. ¡Esperamos que lo disfrutes!

¿Te ha gustado esta receta?