Receta de aros de cebolla crujientes

Receta de aros de cebolla crujientes

¡Y qué mejor que unos aros de cebolla crujientes para compartir unas cervezas entre amigos! Lo que seguramente tus invitados no se esperan, es que los prepares tú en casa en menos de 30 minutos. ¡Verás qué ricos!

Otro aperitivo que puedes hacer son las empanadas de yuca con queso o los chips de boniato al horno. Todas son opciones económicas que suelen fascinar a todo el mundo cuando las combinas con la salsa de tu preferencia. Deja de contar calorías por un día y prueba estos riquísimos aros de cebolla crujientes que te enseñaremos a hacer en Unareceta.com. ¡Apunta la receta y triunfarás!

Ingredientes

  • 3 cebollas
  • 2 huevos
  • 1 taza de harina de trigo
  • 1 taza de fécula de maíz
  • 2 tazas de pan rallado
  • 3/4 taza de leche fría
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de sal
  • Pimienta negra al gusto
  • Aceite vegetal para freír

Preparación de aros de cebolla crujientes

  1. Vas a comenzar a pelar las cebollas, retirar la primera piel y picarlas en rodajas de un centímetro de grosor.
  2. Después, mezcla en un bol la harina de trigo, la fécula de maíz, la pimienta y el pimentón dulce.
  3. Cuando esté todo integrado, coloca la mezcla en un plato hondo, pasa todos los aros de cebolla por ella, colócalos en una bandeja y reserva la mezcla.
  4. Separa las yemas de las claras, colócalas en un bol y bátelas. Luego, agrega la mezcla de harinas que reservaste, la levadura y añade la leche mientras bates hasta que obtengas una mezcla uniforme.
  5. Bate las claras con una pizca de sal en otro recipiente y cuando estén blancas incorpóralas a la mezcla anterior y remueve para integrar.
  6. A continuación, coloca el pan rallado en otro plato hondo, pasa los aros de cebolla por la mezcla con harina, huevo y leche y cuando estén completamente cubiertos, pásalos por el pan rallado para sellar.
  7. Vierte abundante aceite vegetal en una sartén y cuando esté bien caliente, incorpora los aros de manera que queden bien cubiertos. Fríelos por partes, no todos juntos.
  8. Una vez que estén dorados por ambos lados, sácalos y ponlos a escurrir en un plato con papel absorbente para retirar el exceso de aceite.
  9. Espolvorea tus aros de cebolla crujientes con sal y sírvelos mientras que estén calientes. ¡Y ahora a probarlos!

¿Te ha gustado esta receta?