Receta de pollo al limón frito

Receta de pollo al limón frito

Si quieres sorprender hoy a los tuyos a la hora de comer, sírveles este pollo al limón frito. Con esta receta que te proponemos hoy en Unareceta.com, te va a quedar tan delicioso y crujiente, que seguro que repiten.

Este plato de fácil preparación es, además de económico, una forma muy original de preparar el pollo e innovar en tu cocina con platos diferentes. Te recomendamos que acompañes tu plato de pollo al limón frito con una rica ensalada de patata o una crema de calabacín para conseguir un menú equilibrado y delicioso.

Así que no te lo pienses más, apunta esta receta y ponte en marcha con nosotros. ¡Arrancamos!

Ingredientes

  • 1 kg de alitas de pollo
  • 3 limones
  • 4 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra molida
  • Sal al gusto

Preparación del pollo al limón frito

  1. Para empezar a preparar este exquisito plato de pollo al limón frito, lavaremos bien las alitas bajo el agua del grifo. De esta forma retiraremos posibles restos de impurezas que contengan. A continuación las secamos con un trapo de cocina limpio.
  2. Una vez estén bien limpitas las alitas, las reservamos y empezamos a preparar el macerado. Para ello exprimiremos los limones todo lo que podamos, colamos el jugo y lo reservamos. Quitamos la piel a los ajos y los picamos bastante finitos. Colocamos en un bol grande el jugo del limón y los ajos ya picaditos, e incorporamos las alitas de pollo.
  3. Echamos sal y pimienta negra molida, a nuestro gusto, empapamos muy bien las alitas en esta mezcla. Tapamos el bol papel film transparente, y lo metemos en el frigorífico por espacio de una hora al menos. Si podemos tenerlo algo más de tiempo, mejor.
  4. Un poco antes de sacar el pollo de la nevera, ponemos en una sartén aceite de oliva suficiente para freír las alitas, a fuego medio-bajo al principio.
  5. Cuando esté bien caliente el aceite, sacamos las alitas del frigorífico y las echamos por tandas en la sartén, con mucho cuidado. Al echar las alitas el aceite no debe estar al máximo porque puede ser peligroso por el limón.
  6. Según empiecen a hacerse, ya sí debemos subir todo lo que podamos el fuego, mientras no salpiquen las alitas. Repetiremos esta operación cada vez que tengamos que incorporar una nueva tanda a la sartén.
  7. A medida que vayamos sacando las alitas de la sartén, las colocaremos en una fuente forrada con papel de cocina absorbente, ya que queremos que nos queden muy crujientitas, y para eso no deben estar excesivamente grasientas.
  8. ¡Ya están listas nuestro pollo al limón frito! Te aconsejamos que lo tomes lo más caliente para que esté todo lo crujiente posible. ¡Te garantizamos que te vas a chupar los dedos!

¿Te ha gustado esta receta?