Receta de flamenquines de pollo

Receta de flamenquines de pollo

Los flamenquines de pollo es plato muy fácil de prepara y además es una apuesta segura ya que siempre gustan a todo el mundo. De forma que si tienes que preparar algo rápido para los tuyos, o si vienen invitados a última hora, son una de las mejores opciones con las que cuentas.

Al igual que las croquetas o una rica coliflor rebozada los flamenquines son perfectos para servir como cena acompañados de una ensalada o simplemente como tapa.

En Unareceta.com te proponemos a continuación una de las formas más fáciles y sabrosas de preparar unos ricos flamenquines de pollo que penas te llevará un rato, y el resultado merece la pena. ¡Toma nota!

Ingredientes

  • 8 filetes de pollo muy finitos
  • 8 lonchas de jamón serrano
  • 2 huevos
  • 200 grs. de harina
  • 200 grs. de pan rallado
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra
  • Sal

Preparación de los flamenquines de pollo

  1. Sobre la encimera o con la ayuda de un plato plano, vamos a extender cada filete de pollo. Los trataremos de dejar aún más finos si es posible, haciendo presión con las manos. Incluso podemos utilizar un rodillo y pasárselo varias veces a cada uno de los filetes.
  2. Les echamos una pizca de sal, al gusto. No obstante tenemos que tener en cuenta que esta receta lleva jamón serrano, por lo cual nuestro consejo es no salar demasiado los filetes. A continuación les daremos un golpe de pimienta negra molida, también al gusto.
  3. Sobre cada filete de pollo pondremos una loncha de jamón extendida. Lo envolvemos, de forma que por dentro quede el jamón y por fuera el pollo.
  4. Batimos bien los dos huevos en un plato hondo. En otro plato echaremos la harina, y en otro el pan rallado. Pasamos los flamenquines por los tres platos para rebozarlos, en ese mismo orden, es decir, primero los cubrimos de huevo, después de harina y por último de pan rallado. Y los vamos reservando en un plato.
  5. En una sartén ponemos abundante aceite de oliva y cuando esté caliente freímos los flamenquines. Pondremos el aceite a fuego fuerte para que se hagan bien por dentro, pero vamos comprobando para retirarlos rápidamente en cuanto estén hechos, evitando así que se quemen.
  6. Te recomendamos utilizar una sartén pequeña, aunque solo se puedan freír un par de flamenquines a la vez. De esta manera no tenemos que gastar tanto aceite en la fritura, ya que cuanto más pequeña sea la sartén, más alto quedará el aceite.
  7. Cuando estén dorados, retiramos los flamenquines a una fuente. Si los ponemos sobre un papel absorbente mejor, para que no queden muy grasientos. ¡Y los flamenquines de pollo están listos para comer! Calentitos, mucho mejor.

¿Te ha gustado esta receta?