Receta de crema de champiñones fría

Receta de crema de champiñones fría

Aunque servir una crema caliente siempre es un opción riquísima ¿Sabías que también puedes hacer una crema de champiñones fría para chuparse los dedos? Sin duda, este plato es ideal para el verano, cuando apetece dejar a un lado la cuchara para decantarse por otras preparaciones más refrescantes. ¿Quieres probar esta crema, y que te salga de rechupete? Sigue los consejos de Unareceta.com para conseguirlo.

Y si quieres completar un menú de lo más saludable y bien fresquito, combina tu crema de champiñones con una buen entrante como esta ensalada de quinoa con camarones o una ensalada campera tradicional. En nuestra página puedes encontrar otras muchas que seguro también te encantarán, ¡no dejes de mirar, para decidirte por la que más te guste!

Ahora sí, vamos a ver cómo se hace esta deliciosa crema de champiñones fría, ¡te lo explicamos todo!

Ingredientes

  • 500 gr. de champiñones
  • 100 gr. de queso cremoso
  • ½ cebolla
  • ½ litro de caldo de ave
  • 1 rama de perejil
  • Copos de maíz (al gusto)
  • Aceite de oliva
  • Pimienta
  • Sal

Preparación de la crema de champiñones fría

  1. Lava bien los champiñones y separa los tallos de los sombreros. Deja reservados los tallos, y corta algunos de los sombreros en láminas para adornar. Pon estas láminas en agua con la rama de perejil, para evitar que se oxiden.
  2. Pela la cebolla y pícala en trocitos pequeños. Vierte un fondo de aceite de oliva en una sartén, y sofríe la cebolla a fuego lento durante 5 minutos.
  3. Una vez transcurrido este tiempo, cuando la cebolla ya está transparente, incorpora los sombreros ya troceados. Salpimenta, y continúa sofriendo otros 10 minutos más.
  4. Vierte el caldo de ave, y continúa cociendo todos los ingredientes durante 15 minutos más.
  5. Añade el queso cremoso, retira del fuego y pasa la mezcla de ingredientes por la batidora eléctrica, hasta formar una crema homogénea. Prueba de sal y rectifica si fuera necesario.
  6. Una vez la crema haya enfriado pásala a la nevera hasta que vayas a servirla. Un poco antes de sacarla, dora en una sartén las láminas de champiñón que tenías reservadas, con solo unas gotas de aceite de oliva, para hacerlas a la plancha.
  7. Sirve tu crema de champiñones fría en los platos, y adorna cada uno de ellos con unas láminas de champiñón y copos de maíz a tu gusto. ¡Y esto es todo! Recuerda, cuanto más fresquita esté tu crema de champiñones, más rica te sabrá. ¡Muy buen provecho!

¿Te ha gustado esta receta?