Receta de pinchos morunos de pollo

Receta de pinchos morunos de pollo

¿Sabes como preparar unos pinchos morunos de pollo jugosos y sabrosos? Pues en unareceta.com te damos la clave para hacerlos de forma fácil y que te queden tan deliciosos, que ya no podrás dejar de prepararlos una y otra vez.

Y es que los pinchos morunos nos gustan prácticamente a todos, son una opción ideal tanto al mediodía, para tomar con cualquier plato, como por la noche con algo ligero, como una ensalada caprese bien fresquita o unas berenjenas a la plancha con tomate bien jugosas.

¡Apunta los ingredientes y empezamos!

Ingredientes

  • 1 pechuga de pollo de 500 gr. aproximadamente
  • 1 cucharada de miel
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal al gusto
Para el adobo:
  • 2 dientes de ajo
  • 1 ramita de perejil fresco
  • 1 ramita de cilantro
  • ½ cucharada de postre de comino molido
  • ½ cucharada de postre de cúrcuma
  • ½ cucharada de postre de pimentón (dulce, picante o una mezcla de ambos)
  • 1 pizca de jengibre
  • 1 pizca de pimienta negra molida
  • ½ limón
  • 2 cucharadas de aceite de semillas
  • Sal

Preparación de los pinchos morunos de pollo

  1. Coloca la pechuga de pollo sobre una tabla de cocina, y córtala en trozos, dándole la típica forma cuadrada de los pinchos morunos. Pon en un bol todos los ingredientes para hacer el adobo de los pinchitos y remuévelos bien con ayuda de un cucharón.
  2. Cuando estén perfectamente mezclados, añade la carne y tapa el bol con papel film transparente. Deja los ingredientes reposar toda la noche en la nevera.
  3. Ya al día siguiente, pon en un recipiente la miel y dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Bate bien estos ingredientes, hasta que quede una mezcla homogénea. Vierte un chorrito muy pequeño de aceite de oliva virgen extra en una plancha, lo justo para que la carne no se pegue.
  4. Pon el fuego al máximo, y mientras se calienta el aceite, ve pasando los pinchitos con su adobo por esta mezcla, y colócalos en pinchos de madera.
  5. Una vez esté bien caliente el aceite, comienza a pasar los pinchitos por la plancha. Cuando estén bien doraditos por un lado, dales la vuelva para que se hagan igual de bien por el otro. Eso sí, procura siempre que por dentro queden bien jugosos.
  6. ¡Y esto es todo! Como has podido comprobar, preparar unos pinchos morunos tú mismo, de forma totalmente casera, es más sencillo de lo que probablemente creías. Así que ya tan solo te queda sentarte a la mesa y saborear este exquisito bocado. ¡Que los disfrutes!

¿Te ha gustado esta receta?