Receta de arepas de plátano

Receta de arepas de plátano

¿Buscas una receta de arepas que sea diferente a las tradicionales de maíz? Entonces las arepas de plátano son la opción perfecta: dulces, ricas y con ese sabor inigualable que solo este ingrediente puede aportar ¡no te las puedes perder! Acompañadas con queso blanco salado son la mejor forma de comenzar el día.

En Unareceta.com te enseñamos, paso a paso, a hacer unas arepitas de plátano para chuparse los dedos. ¿Qué esperas para comenzar?

Ingredientes:

  • 2 plátanos maduros con cáscara
  • Media taza de harina de maíz precocida
  • Media taza de queso blanco salado rallado
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • Agua
  • Sal
  • 1 cucharadita de azúcar (opcional)

Preparación de las arepas de plátano

  1. Esta versión de las arepas es sin duda deliciosa, además de ser una gran opción para desayunar de forma completa. Comienza lavando muy bien los plátanos maduros pues deberás cocinarlos con piel.
  2. Pon una olla con agua a hervir y, cuando alcance el punto de ebullición, añade los plátanos con su piel y déjalos cocinar hasta que estén suaves.
  3. Cuela y deja enfriar durante 10 minutos. Después pela los plátanos con cuidado de no quemarte, colócalos en un bol y tritúralos con la ayuda de un tenedor.
  4. Ralla el queso blanco e incorpóralo al bol donde tienes los plátanos. Añade en ese mismo recipiente la harina de maíz, la mantequilla previamente derretida y sal al gusto, si lo deseas incropora también la cucharadita de azúcar.
  5. Después ve añadiendo poco a poco agua tibia hasta que tu masa esté suave y manejable, al punto ideal para hacer las arepas. Es importante que cuando hagas las bolitas de masa la misma no se agriete, señal de que está dura; en ese caso conviene agregar un poco de agua para ablandarla.
  6. Añade un poco de aceite a una sartén o budare y colócala a fugo bajo. Mientras se calienta, dale forma a tus arepas de plátano con el grosor de tu preferencia, ve colocándolas en el fuego y deja cocinar 5 minutos por cada lado, volteándolas varias veces hasta que estén doraditas.
  7. Si quieres darle un toque aún más crujiente, puedes meterlas en el horno durante 5 o 10 minutos a 200 ºC. Una vez listas, rellénalas de queso blanco salado, de mantequilla, de huevo revuelto ¡o de lo que prefieras! Verás que están ricas como sea.

¿Te ha gustado esta receta?