Receta de manitas de cerdo rebozadas

¡Anímate a preparar unas manitas de cerdo rebozadas! ¿Sabías que la casquería es un término culinario que se usa para agrupar todas las partes de los animales que tradicionalmente son consideradas despojos? Para algunas culturas no son comestibles, pero para otras como la española por ejemplo, son productos de gran aceptación.

Son muy fáciles de hacer, lo único que necesitas es tiempo para hervirlas antes de rebozarlas. Puedes comerlas como tapas o como segundo plato y para aderezarlas, ¿qué te parece si las mojas en una salsa de tomate picante o en una salsa barbacoa con miel? ¡Una verdadera delicia!

Si ya te hemos convencido, reúne los ingredientes y cocina unas manitas de cerdo empanadas siguiendo los pasos de Unareceta.com. ¡Te quedarán de rechupete!

 

Ingredientes

  • 1 kg. de manitas de cerdo
  • 1 puerro
  • 2 huevos
  • 2 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 1 taza de harina
  • Sal
  • Aceite vegetal para freír

Preparación de las manitas de cerdo rebozadas

  1. Cuando vayas a comprar las manitas, pídele al carnicero que les haga dos cortes, uno vertical y el otro transversal, así te quedarán troceadas en 4 piezas.
  2. Para empezar a preparar estas deliciosas manitas de cerdo rebozadas empieza colocando las manitas en una olla con agua y añade el laurel, la cebolla y los dientes de ajo pelados, el puerro previamente lavado y sal. Lleva al fuego y cocina durante 2 horas.
  3. Debes estar atento y completar el agua cada vez que esta se acabe. Después de comprobar que las manitas ya estén tiernas, sácalas y ponlas a escurrir sobre un papel absorbente de cocina.
  4. Cuando estén frías, deshuésalas y córtalas en trozos si los pedazos son muy grandes. Después, bate los huevos vigorosamente y añade un poquito de sal. Extiende la harina sobre un plato.
  5. A continuación, pasa las manitas primero por la harina y luego por el huevo. Asegúrate que queden bien cubiertas para evitar que el aceite salte demasiado.
  6. Vierte abundante aceite vegetal en una sartén y, cuando se caliente, fríelas por tandas hasta que se doren por ambos lados.
  7. Al sacarlas, escurre el exceso de aceite poniéndolas sobre un papel absorbente y listo, prepárate para disfrutar de tus manitas de cerdo rebozadas como tapas o acompañadas de una rica ensalada. ¡Qué aproveche!