Receta de crema de zanahoria y naranja

Esta crema de zanahoria y naranja te pondrá a alucinar si lo que te gusta son las preparaciones poco convencionales. Cuando de sabores se trata, la clave está es la experimentación y en Unareceta.com estamos seguros de que repetirás.

Y es que la zanahoria no solo tiene un sabor grandioso cuando de platos de cuchara se trata, también es riquísima si la combinas con carne como es el caso de este redondo de ternera al horno con salsa de zanahoria o cuando se utiliza para postres como en este esponjoso pastel de zanahoria alemán.

No se hable más y apunta los ingredientes que necesitarás para hacer esta riquísima crema de zanahoria y naranja súper saludable, con la que cautivarás a todos tus comensales ¡Pruébala!

Ingredientes

  • 500 gr. zanahorias
  • 1 cebolla
  • 1 naranja
  • 2 1/4 tazas de caldo de verduras o agua
  • 1/2 taza de nata
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 1/2 cucharadita de jengibre en polvo (opcional)
  • Hojas de cilantro
  • Una pizca de pimienta negra
  • Sal

Preparación de la crema de zanahoria y naranja

  1. Para comenzar con esta deliciosa receta, lava y pela las zanahorias. Luego córtalas en trozos medianos y reserva.
  2. Pela la cebolla, retira la primera capa y trocea en cuadritos. A continuación, lava la naranja y exprímela. Reserva el zumo.
  3. Calienta el aceite de oliva en una olla y pon la cebolla a pochar con un poco de sal. Cuando comience a dorarse incorpora las zanahorias y cocina por 10 minutos a fuego medio removiendo frecuentemente.
  4. Añade el caldo de verduras o el agua, el zumo de naranja y cocina durante 20 minutos. Cuando las zanahorias ya estén blandas, agrega la pimienta, el comino, el jengibre, la nata y la sal al gusto. Remueve bien y aparta del fuego.
  5. Con mucho cuidado, vierte todo en la licuadora o en el vaso de la batidora y tritura hasta que obtengas una crema homogénea. Si te gusta una textura fina, pásalo después por un colador.
  6. Si prefieres tu crema de zanahoria y naranja bien caliente, llévala de nuevo al fuego y dale un primer hervor. La buena noticia es que también podrás consumirla fría si está haciendo mucho calor. Decora con hojas de cilantro y listo ¡A disfrutarla!